1 de cada 3 contratos realizados en Castilla y León dura menos de 7 días

Imprimir

Noviembre finaliza con 180.564 personas desempleadas en Castilla y León, según los datos hechos públicos por el SEPE, debido a un aumento en 2.857 desempleados más que en octubre.

Dentro de nuestra Comunidad, las provincias que salen peor paradas son León, Zamora, Salamanca y Ávila, disparidad provocada por el diferente grado de industrialización existente en Castilla y León entre la zona este y oeste. Este aspecto también se da a nivel nacional, lo que deja traslucir que el modelo económico no está experimentando ningún cambio, creándose empleo precario

Desde UGTCyL seguimos denunciando el deterioro brutal de las prestaciones por desempleo desde 2010, año en que con un número de parados similar al actual la cobertura era un 40% mayor y de mejor calidad. Este descenso del 40% tiene una doble vertiente negativa; por un lado, socialmente se deja en la estacada a quienes carecen de los ingresos necesarios para vivir dignamente y, por otro lado, desde un punto de vista puramente económico ese descenso repercute negativamente sobre un potencial consumo que redundaría en una dinamización económica.

La contratación sigue siendo hiperprecarizada como lo muestra el que 1 de cada contratos de los realizados en Castilla y León tenga una duración inferior a 7 días.

No se está generando un empleo de calidad. UGT CyL advierte que la recuperación económica se está construyendo sobre empleo precario y esto significa pan para hoy y hambre para mañana, a la vez que está abocando a la pobreza laboral.

La Unión General de Trabajadores de Castilla y León exige que se tomen las medidas necesarias para frenar el deterioro del mercado de trabajo y apostar por el empleo de calidad.

Reclama un cambio en sus políticas, apostando por los factores que permiten un crecimiento a medio y largo plazo. En este sentido, hay que afrontar un triple reto para los próximos años: inducir un crecimiento más equilibrado, sostenible e integrador; generar más y mejor empleo, de calidad y con derechos; y elevar el bienestar y la calidad de vida de todos, con especial atención a la corrección de las desigualdades de todo tipo y la superación de las bolsas de pobreza que la crisis y las políticas aplicadas han extendido.

La Unión General de Trabajadores recuerda a los trabajadores y trabajadoras -y con más énfasis ante las contrataciones navideñas- que, aunque sus contratos sean temporales, tienen derechos, incluido el de recibir la formación, la prevención de riesgos, etc. adecuada para el trabajo que realizan, y que pueden reclamar que los mismos se cumplan.