Para UGTCyL es fundamental la Prevención, Protección y Seguimiento para acabar con la violencia contra las mujeres

Imprimir

UGT y CCOO en Castilla y León han presentado el Manifiesto conjunto con motivo del Día Internacional para la eliminación de la violencia contra las Mujeres, 25 de noviembre.

La Secretaria para la Igualdad y Juventud de UGT Castilla y León, Ana Isabel Martín Díaz, ha manifestado el rechazo contundente hacia esta lacra que es la violencia contra las mujeres y que ha provocado 60 muertes en 2015, 2 en Castilla y León, y 39 en lo que llevamos de año, de las cuales 6 han sido asesinadas en nuestra Comunidad.

Es fundamental reforzar la prevención y el seguimiento así como el facilitar a las víctimas las herramientas necesarias para denunciar y poder hacer frente a una situación extremadamente difícil.

Ana Isabel Martín ha ido desgranando una serie de datos relativos al número de denuncias presentadas (4.644 en 2015 y 2.179 hasta junio de 2016); la órdenes de protección incoadas en 2015 fueron de 1.361 de las que 891 fueron adoptadas (65%) y 463 denegadas (34%), según los datos de que disponemos a fecha de 30 de junio de 2016 han sido 587, de las que fueron adoptadas 383 (65,2%) y 204 denegadas (34,7%).

Estos datos significan que tanto en 2015 como en los dos primeros trimestres de 2016 son denegadas 1 de cada 3 órdenes de protección solicitadas, lo que provoca la indefensión y la imposibilidad de acceder a los derechos establecidos como víctimas de la violencia de género.

En cuanto al número de denuncias falsas no llega al 1%, concretamente es un 0,6% o lo que es lo mismo de las 738.826 denuncias realizadas en Castilla y León entre los años 2009 y 2014 han sido denuncias falsas 49.

La responsable de Igualdad de UGT Castilla y León también ha hecho hincapié en unos datos que reflejan la inseguridad de las víctimas, su falta de recursos o la percepción de que no sirve de nada denunciar, son los datos relativos a las renuncias de las víctimas a declarar contra el agresor y que se cifran en 429 denuncias retiradas en 2015 (9,4%) y 251 durante el primer semestre de 2016 (11,5%).

No debemos permitir que la frialdad de estos datos nos oculte el drama vital de todas las mujeres que sufren la violencia de género y por eso el gobierno, tanto nacional como regional, debe dejar de ignorar su responsabilidad y considerar la violencia de género como una cuestión de estado.

Los recortes en políticas de igualdad y contra la violencia de género, junto a la falta de compromiso en su prevención son factores que impiden reducir la violencia estructural que se ha visto agravada por el desempleo de las mujeres, la precariedad, la desprotección social y los retrocesos en educación para la igualdad.

Hay que desarrollar la Ley de Violencia de Género Regional en aspectos como la acreditación de las mujeres victimas de violencia para que puedan tener acceso a los recursos y ayudas de la administración así como impulsar la formación y sensibilización de todas las partes actoras en materia de violencia de género que deben de acompañar a la víctima desde que realiza la denuncia hasta que llega a juicio.

Todo ello con un objetivo claro según la Secretaria para la Igualdad y Juventud de UGTCyL, eliminar la violencia contra las mujeres mediante la prevención, la protección y el seguimiento.